¿Alguna vez habéis pasado vuestro cumpleaños en el extranjero? A decir verdad, yo si lo había hecho, pero nunca había sido tan especial como éste. Mi 29 cumpleaños lo iba a pasar cumpliendo el sueño que tanto tiempo llevaba soñando.

¿Qué más podía pedir?

 

Si aún no habéis leído mi experiencia traumática bajo el mar (¡cómo me gusta exagerar!) os animo a que la leáis aquí. Aunque si ya la habéis leído o simplemente no os interesa (¿estáis seguros de que no queréis leerla?☹️) podéis seguir con esta entrada.

 

Hoy os contamos cómo fue mi primer cumpleaños en esta gran aventura que empezamos hace ya 3 meses.

 

Si alguna vez tenéis la misma suerte que yo o conocéis a alguien que vaya a tenerla, puede que este post os ayude a organizar un cumpleaños especial y diferente al resto. ¿Queréis saber cómo fue?

 

CUMPLEAÑOS EN EL EXTRANJERO

 

cumpleaños en el extranjeroEl 27 de octubre fue mi cumple. ¡BIEEEENNN! Cuando nos despertamos, Jacobo se levantó corriendo y mientras yo seguía dando vueltas en la cama, él fue a comprarme un desayuno rico de los que me gustan a mí.

Me cantó un zorionak zuri por todo lo alto con un pastelito, soplé la vela con el deseo correspondiente y nos fuimos a por mi primer regalo del día. Mi aita me había preparado una sorpresa 🤗.

Bueno realmente era una sorpresa para los dos ¡porque ninguno sabía qué era! Nos dio un enlace con unas indicaciones de GPS y nos fuimos allí con la moto, sin tener ni idea de a dónde íbamos. ¿Será un masaje? ¿Qué seráááá?

 

THAI COOKING

 

Llegamos a una especie de restaurante abierto. Y ya lo tenía: íbamos a aprender a cocinar comida thai. ¡Qué guay, no podía ser más divertido! La verdad es que nunca se nos hubiese ocurrido ir a unas clases así, así que el regalo era más original todavía.

cumpleaños en el extranjero
Jani cocinillas

Nos presentamos y empezamos a conocer a los que estaban allí: una pareja de alemanes con los que aprenderíamos a cocinar, y Joy, la mujer que nos enseñaría todo.

Ese día estuvimos 4 horas aprendiendo cosas nuevas y cocinando comidas diferentes. Aprendimos a cocinar Massaman Curry (increíblemente bueno), Tom Kha (una especie de sopa de coco que no estaba mal pero no nos terminó de convencer) y un plato de pollo con especias, también muy rico, pero del que no recordamos el nombre.

 

(Si queréis ver varias recetas de comida tailandesa, estáis de suerte. ¡Estamos preparando una entrada con un montón de recetas! Las publicaremos próximamente, así que estad atentos)

 

Durante esa mañana estuvo lloviendo bastante, así que tuvimos la suerte de tener ese plan y no pasar toda la mañana bajo la lluvia. Primero cocinamos el massaman y el pollo. Yeicob y yo compartimos los platos y los otros dos los preparamos para llevar (¡Ya tenemos comida para el día siguiente! ¡Yuhuuuu!). No sabéis qué increíblemente bueno estaba. ¡Probadlas en casa porque no tienen desperdicio!

cumpleaños en el extranjero
Yeicob cocinillas

Con las barrigas llenas, empezamos a preparar la sopa. Yo no sé si era por la mezcla de sabores (la leche de coco, el azúcar, la sal y todas las cosas que les echan) o porque ya estábamos saturados de tanta comida. Pero ese plato no nos terminó de convencer.

Estaba rico, pero tenía un sabor demasiado intenso. Y es que además, aquí cocinan con muuucho aceite (obviamente no con el aceite de oliva virgen extra al que estamos acostumbrados en casa), con jengibre, mucho azúcar, mucha sal… y claro. Todo eso empacha mucho.

Yo no consigo comprender por qué están todos como palos con todo lo que zampan. Pero bueno. Esta duda podríamos añadirla a la lista de misterios sin resolver que nos va surgiendo a medida que vamos viajando. (Puede que alguna vez la escribamos y os la enseñemos 😂).

El caso es que cuando terminamos de cocinar y de comer, nos hicimos unas fotos de recuerdo y nos llevamos nuestros 3 platos sobrantes a casa para poder degustarlos tranquilamente los días posteriores. Nos despedimos de todos y nos fuimos de paseo.

 

cumpleaños en el extranjero
Menuda pinta, ¿verdad?

 

¿Y QUÉ PLAN TENEMOS AHORA?

 

Con las barrigas llenas, empezamos a preparar la sopa. Yo no sé si era por la mezcla de sabores (la leche de coco, el azúcar, la sal y todas las cosas que les echan) o porque ya estábamos saturados de tanta comida. Pero ese plato no nos terminó de convencer.
¡¡Esto es vida!!

Pues llegamos a casa a dejar la comida y empezó a llover. Así que nos pusimos a pensar. Ya eran las dos y pico de la tarde y sobre las 6 empieza a anochecer. No nos quedaban muchas horas de sol pero sí muchas horas del día. Así que esperamos a que dejase de llover y nos fuimos a un bar muy chulo al que yo llamo sunset (porque nunca me acuerdo de su nombre) a tomarnos algo.

¿Eran las 3 de la tarde y nosotros ya bebiendo cocktails? Pues sí. ¿Y qué pasa? La ocasión lo merecía. Estábamos disfrutando de nuestro gran sueño dejando nuestra rutina atrás, estábamos casi en invierno y nosotros en pantalones cortos, en un bar con unas vistas increíbles al mar y a la puesta de sol, era mi cumpleaños y estaban saliendo los rayos de sol.

¿QUÉ MÁS PODÍA PEDIR? Si ese no era un momento para celebrarlo, yo ya no sé cuál podría serlo.

 

Y LLEGARON LAS FELICITACIONES

 

La gente en Bilbao estaba amaneciendo, y aunque para mí ya había pasado medio día, para todos los que estaban allí el día estaba empezando. Y empecé a recibir felicitaciones de todos, y sentí un poco de pena por no estar allí. Pero luego pensaba en lo que había conseguido, dónde estaba y con quién, y se me pasaba la pena.

Era un día único y especial, un día en el que tenía absolutamente todo lo que podía tener. Y aunque mi familia y mis amigos no estaban conmigo físicamente, sí los tenía muy presentes y ellos me tenían a mí. Y al fin y al cabo eso era lo que importaba ❤️.

 

DE PASEO

 

cumpleaños en el extranjero
Playa chulísima

Después de brindar y de celebrarlo, nos fuimos a dar un paseo por la playa. Se había quedado un día precioso y yo no podía estar más contenta. Dimos unas vueltas con la moto buscando un sitio molón. Cuesta para arriba y cuesta para abajo. Llegamos a una playa súper tranquila y muy chula, pero no encontramos lo que estábamos buscando.

Así que fuimos de vuelta al paseo de Sairee y acabamos en otro bar con vistas al mar y a la puesta de sol (ese es uno de los motivos por lo que nos encanta esta isla: hay sitios increíbles por cualquier esquina).

Con las barrigas llenas, empezamos a preparar la sopa. Yo no sé si era por la mezcla de sabores (la leche de coco, el azúcar, la sal y todas las cosas que les echan) o porque ya estábamos saturados de tanta comida. Pero ese plato no nos terminó de convencer.
Aún no nos creemos que vivamos en este paraíso

Y aquí cómo no, otro cocktail para celebrar. Tenemos que recordaros que en aquel momento veníamos de Sri Lanka, y que aunque sí había alcohol, no encontrábamos cocktails ricos por precios asequibles. Así que había que aprovechar. Además ¡qué coño! Era mi cumple. Podía hacer todo lo que me apeteciese 🤗.

cumpleaños en el extranjero
Mexicano ñam ñam

Después de ver la maravillosa puesta de sol, Yeicob me invitó a cenar a un restaurante súper guay de comida mexicana. Comimos nachos, burritos y quesadillas. ¡Nos supieron a gloria! (otro motivo más por lo que adorar esta isla: puedes encontrar cualquier tipo de comida que te apetezca).

 

ACABANDO EL DÍA

 

¿Y cómo íbamos a acabar el día? Le faltaba la guinda del pastel. No podía pasar mi cumpleaños en Tailandia sin hacerme un thai massage. NO WAY! Así que nos fuimos a un sitio de masajes que nos recomendaron y así terminar un día perfecto con un plan perfecto.

cumpleaños en el extranjero
¡¡Thai massage al rescate!!

 

🙂NO PODÍA SER MÁS AFORTUNADA🙂

 

Realmente todos los días somos conscientes de lo afortunados que somos. Vivimos donde queremos, como queremos, hacemos lo que realmente queremos y cuando queremos. Esto no hay dinero que lo pague, ¿no creéis?.

 

¿Y vosotros? Habéis pasado vuestro cumpleaños en el extranjero alguna vez? ¿Qué planes hicisteis? ¡Contádnoslo en los comentarios!

 

Si os ha gustado nuestra entrada, os animamos a compartirla para que pueda ayudar a más gente a organizar un cumpleaños en el extranjero, preparar una sorpresa a alguien o simplemente hacer plan diferente.

 

cumpleaños en el extranjero
¿Se puede estar mejor?

 

¡No te pierdas nuestro siguiente capítulo por Koh Tao!

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

Facebook e Instagram

PARA NO PERDERTE NADA!

 

 

Cumpliendo 29 en Tailandia
¿TE HA PARECIDO ÚTIL? 🙂

1 Comment

  1. Janire! Que guay tu cumple y que guay leerte desde aquí jejeje Yo cumplí 22 años en Cuba con un grupito de psicolocas. Todo bien, no hubo heridos 😉

Write A Comment

Comparte en Pinterest