¡EMPIEZA EL VIAJE!

Bueno, pues tal y como indica el título queremos contaros cómo ha sido nuestro periplo las horas previas a este gran acontecimiento.

Aquí una servidora llevaba varios días con los nervios y las emociones a flor de piel. Por la mañana me levantaba de una forma y por la noche me acostaba de otra, habiendo pasado por todos los estados inimaginables. Sentía alegría por lo todo lo nuevo que íbamos a vivir, emoción y muchos nervios; tristeza por dejar a nuestras familias y amigos a los que queremos tanto; y pereza (cómo no 😅) por todas las cosas que teníamos que dejar cerradas en tan poco tiempo.

Soy de esas que piensan “¿Para qué hacerlo hoy cuando puedes hacerlo mañana?” pero elevado a la enésima potencia (qué le voy a hacer 😬). Así que sí, dejamos todo para el último momento. Y así iban pasando los días, y cada vez todos esos sentimientos se iban agudizando más y más. Tantas despedidas no me gustan (pero a la vez no podría vivir sin ellas), así que entre unos y otros, he acabado llorando un montón veces.

Ni que me fuera a morir… ¡si me voy a disfrutar la vida y a conocer mundo, y además porque quiero! A veces no me entiendo ni yo misma… así que acababa riéndome mientras lloraba pensando en esas emociones tan contradictorias.

¡EMBARCAMOS!

Ya estábamos en el aeropuerto, y como nos quieren tanto nos trajeron unos bocadillos para hacer la espera más amena. Y ahí estábamos hablando y hablando cuando llegó el gran momento. Ese momento en el que había que despedirse, esta vez de verdad. Y entre unas últimas lágrimas y sonrisas, mi aita nos hizo esta foto tan bonita y tan simbólica (😍)

saliendo de Bilbao
Aquí iba yo con mis lagrimillas 🤣

Yo seguía llorando como una magdalena dentro del aeropuerto (antes de montar en el avión ya se me había pasado el disgusto, para los que estéis preocupados) y montados en el avión empezamos a pensar realmente qué es lo que estábamos haciendo. (Bueno, a decir verdad, aún estamos un poco en trance, y nos cuesta asimilar que todo esto que estamos haciendo es verdad…Pero estamos realmente contentos: por fin empieza el viaje que tanto ansiábamos).

Así que una vez despedidos y con mi cara de penuria, nos fuimos a coger unas cervezas para despedirnos de Bilbao, y entre una cosa y otra, llegamos un poco tarde al embarque (algo nada típico en mí). Nos dijo el hombre del control que llegamos por los pelos, aunque no sé por qué… si luego quedaba medio avión por embarcar aún.

Después de casi 4 horas de vuelo, de las cuales pasé dormida casi todo el tiempo, llegamos a Estambul para hacer escala. Buscamos un sitio con WiFi para conectarnos al whatsapp y avisar que estábamos sanos y salvos en nuestro primer vuelo, y nos comimos el bocata de tortilla que nos había sobrado del mediodía (gracias aitatxu 🙂).

Un par de horas después, cuando íbamos a embarcar, nos dimos cuenta de que con la emoción del momento no habíamos pedido ventanilla al facturar las mochilas. Nos tocó en los asientos del medio, pero bueno… yo me quedé dormida (qué raro) la mayor parte del vuelo, y el pobre Jacobo despierto por segunda vez.

 

¡POR FIN ATERRIZAMOS!

Llegamos el jueves a Maldivas con una hora de retraso, y teníamos miedo de perder el único ferry que sale al día hacia nuestra isla. Los viernes no hay transporte público (creo que es como el domingo para nosotros) así que íbamos un poco “cagados” por si teníamos que pasar dos días en Malé, la capital. Por lo que habíamos leído no merecía mucho la pena. (Si no quieres que te pase pase como a nosotros, lee esta entrada sobre el transporte en Maldivas)

transporte publico maldivas
En el ferry del aeropuerto a Malé

La verdad es que cuando nos vamos de vacaciones sin las cosas demasiado organizadas solemos tener bastante suerte, así que esta vez tampoco iba a ser menos. Salimos del avión y después de coger nuestras mochilas de la cinta, nos fuimos a cambiar unos dólares y salimos del aeropuerto. Nada más salir preguntamos por el ferry que lleva a Malé (es curioso, pero el aeropuerto es una isla en sí. Sólo tiene una pista de aterrizaje y poco más).

Y después de andar un minuto encontramos la taquilla para comprar los tickets. Tras 40 rufias menos, cogimos el ferry sin tener que esperar (habíamos leído en otros blogs que salían cada 15 minutos) y llegamos a Malé. No os vamos a engañar, estaba chispeando un poco y no era lo más agradable del mundo, pero íbamos mentalizados ya que las predicciones del tiempo no eran muy alentadoras.

¿Quieres leer nuestra ruta de 8 días por Maldivas?

Nada más salir del ferry cogimos un taxi que nos llevó a otra estación de ferrys, desde la que salen los barcos que van a las islas. Allí esperamos una hora, y después de otras 3 horas de espera (en el ferry y dormidos, para variar) llegamos a la isla: Dhiffushi. ¡Ahora sí que sí! ¡Por fin habíamos llegado!

maldivas en el ferry
Jacobo por fin duerme

Fue gracioso porque nada más salir vimos a algunos trabajadores de hoteles y yo pensé :”jo, pues nosotros no hemos avisado a nadie de que llegamos…” pero muy atentos ellos, nos estaban esperando. “¿Y vuestro equipaje?” “No, solo llevamos las mochilas”. “Okey” nos dice, y nos las sube a una carretilla que iba empujando su compañero.

Hablando con él nos dice que mañana hará bueno, así que confiamos en su palabra y en que amanezca más despejado. También nos enseña una bikini beach, nos explica un poco el pueblo, y nos dice que en unos 20 minutos andando damos vuelta a toda la isla. Es muy pequeña pero ya lo sabíamos, y entre otras cosas, por eso la elegimos.

Llegamos al hotel después de andar un poco y tras un cocktail (alcohol free) de bienvenida subimos a la habitación. ¡Qué chula era! 😁😁😁😁😁

Bajamos a cenar al de un rato y tras una hora de espera (yo creo que me prepararon el chappati al momento porque primero dijeron que no tenían) cenamos unos platos muuuuuy muy ricos. No hay mucha variedad, pero la verdad es que los chicos son muy majos y atentos. El hotelito tiene 10 habitaciones así que somos pocos huéspedes.

dormir en Dhiffushi maldivas
Creo que aquí vamos a dormir fatal jaja

Como no hay mucho más que hacer, nos subimos a la habitación a descansar en condiciones…. ¡que ya es hora! Así que en menos de media hora nos hemos quedado como un tronco.

CONSEJOS VIAJEROS
25€ DE DESCUENTO EN AIRBNB
RESERVA CON BOOKING
5% DTO EN SEGURO DE VIAJES
CURSO STORYTELLING
REGALOS MOLONES PARA VIAJEROS

¿Quieres saber qué haremos mañana? No te pierdas nuestro próximo capitulo. Bye bye!!!

invitanos a un cafe

Empieza el viaje
¿TE HA PARECIDO ÚTIL? 🙂

1 Comment

  1. Vaya habitacion no katxo perros!!!!el otro post lo he comentado como Sonia! Hay q ver yo llorando cnd os fuisteis y os la estais gozando!!!!!!!!

Write A Comment