Gulhi 2.0. ¡Nuevas historias!

Ya estamos aquí otra vez, contando nuestras pequeñas aventuras por Gulhi. A decir verdad, estos días hemos seguido con nuestro periplo habitual aquí en Maldivas: desayuno como campeones, playa, sol, snorkel, ritual de fotos (eso que no falte nunca), más sol, más snorkel, más vuelta y vuelta en la hamaca… Después paseítos por la isla, zumos de frutas (muy ricos, pero echamos de menos un poquito de alcohol 😋) viendo las puestas de sol…etc.

mezquita en Gulhi
Mezquita en Gulhi

Una cosa nos ha quedado clara en Maldivas: nos hemos enamorado de todas y cada una de las puestas de sol. Es increíble ver cómo un mismo momento, es a su vez tan diferente y único.

Sin duda, los atardeceres y esas aguas cristalinas son algo que se quedará en nuestras memorias y en nuestras retinas para siempre (vale, ya dejo de ponerme trascendental 😌).

13 cosas que hacer en Maldivas para no perderte nada

Gulhi nos ha encantado. Aunque en algún sitio habíamos leído que la playa estaba sucia y no merecía mucho la pena, los días que hemos estado nosotros la playa ha estado impecable.

isla de Gulhi
Como marajás

Esta isla nos ha gustado más que Dhiffushi. No es que Gulhi fuese más bonita, pero nos ha parecido con más encanto. Aunque vamos a hablar claro, estamos seguros de que el hecho de ser todo mucho más barato ha influído mucho en nuestra percepción.

Hemos ahorrado en hotel (primero reservamos uno que ya era más barato que el de Dhiffushi y después encontramos otro que era más barato aún. Somos un poco ratas a veces 😬), en la comida, en el agua, en los zumos… nos hemos sentido como si viviésemos en una ganga constante.  Pero ¡eh!, no nos hemos venido arriba ni hemos tirado la casa por la ventana, había que compensar gastos.

¡Dormir en Maldivas por 35€ es posible!

Fieles a nuestra rutina, nuestros desayunos han sido bien bien densos. Aún no me explico cómo he podido comerme todo eso del tirón: dos huevos, dos salchichas, 3 tostadas, mantequilla, mermelada, plato de fruta, zumo de naranja y café con leche. ¿Cómo he podido comerme todo eso? Misterios del universo.

Historias marinas para no dormir

Los que me conocen, saben que soy un poco cagada en el mar. Me encanta ver el fondo marino, los peces y todos los animales que hay por ahí, pero a su vez me acojona un poco esa inmensidad; me siento indefensa.

fondo marino gulhi
Bajoelmaaaar 🎵

Creo que las pelis que he visto de tiburones atacando (pobres ellos, si sé que no atacan) y mi imaginación hacen un mix que cágate lorito (todavía me acuerdo la vez que me puse a llorar en el barco por ver delfines y mis hermanos PEQUEÑOS descojonándose de mi. True story).

Después de estar hablando con unos Maldivos en el bar al que hemos estado yendo a comer, que nos contaron que por aquí hay tiburones, mis ganas de investigar el fondo marino disminuyeron drásticamente. Pero ellos tan tranquilos: que no muerden, que si ves uno te tienes que quedar tranquilo porque si te agitas mucho ellos entienden que pasa algo, que si una vez uno vio uno más grande que él y lo tocó (¿¡pero qué coño!?). Vamos, que tenía unas ganas de bucear por ahí que ni os imagináis 🤣.

DESCUENTOS EN ALOJAMIENTO

Pero el moreno que me acompaña esta vez ha disfrutado del agua más que yo. A éste le das unas gafas, un tubo y unas aletas y ya le has visto en todo el día. Después sale del agua todo contento. “He visto dos tortugas, una morena gigante, un pez raya más grande que yo”. Y se queda feliz para todo el día. Yo me quedo con ganas de verlo, y aunque con miedo, le digo que venga conmigo de la mano y que vaya a mi ritmo. Si fuera del agua ya soy lenta pues debajo imaginaos… así que a medio camino me acojoné.

peces en gulhi
Pececillos inofensivos

Jacobo en un descuido me había soltado la mano (repito, soy extremadamente lenta, observo todo lo que hay alrededor y mi mente divaga intentando imaginar una figura de tiburón que viene hacia mí y me ataca (¿así cómo voy a nadar tranquila?). Vamos, que en 5 minutos me fui picada porque me había soltado la mano, y me quede buceando por la orilla (mi hermana me diría: buah que pringada eres). Yo estaba la mar de a gusto.

Tampoco os creáis que vi mucho, dos o tres peces y suerte. Pero oye, yo aprovechaba para hacer (intentar hacer) ejercicios bajo el agua para ejercitar músculo, aunque vamos, mi sesión de gym duró 5 minutos. No más (cualquiera que me viese ya diría… ¿y ésta qué coño hace?). Pero yo estaba feliz, a mi bola, y sola en toda la playa.

Hemos tenido mucha suerte. Las dos mañanas de playa hemos estado completamente solos. Un paraíso total. Aunque por las tardes, cuando el sol cae poco a poco, se empieza a llenar más de gente.

Últimas horas en Gulhi

A esas horas, los Maldivos salen más (también al amanecer) y aprovechan para bañarse, dar paseos con sus hijos, los niños juegan entre las calles, en el agua… con lo primero que pillan.

niños jugando en gulhi
Niños felices jugando en Gulhi

Inspiran mucha tranquilidad y felicidad. Qué diferente es la vida de un niño aquí y allí. Cuando nos quedamos mirándoles pensamos, ¿de verdad es necesario el ritmo de vida que llevamos en Europa?

No sé, aquí los niños no tienen tantas horas de estudios, extraescolares, presión… aunque saben hablar también inglés. Salen del colegio y juegan, ríen, se divierten, se bañan en el mar, un día juegan a fútbol, otro cogen un kayak y se van por ahí, otro día cogen una tabla y se van al agua… o se divierten viendo peces e intentando cogerlos. Tienen mucho tiempo para jugar y divertirse.

Nos encanta encontrar por cada esquina todo tipo de asientos y ver cómo los adultos se reúnen ahí sentados, en cada esquina, a hablar y hacer vida social. La imagen que nos llevamos es que tienen tiempo para hacer de todo y vivir tranquilos.

Pero sobre todo de ser felices, que al fin y al cabo, es de lo que trata todo esto.

asientos para descansar en gulhi
Asientos para contemplar el mar y descansar
asientos en árbol gulhi
Asientos que puedes encontrarte en cualquier esquina de Ghuli

Nos encanta viajar. Viajar y conocer, porque cuanto más viajamos y más conocemos, más pequeños nos sentimos ante este mundo tan grande, y más cuenta nos damos de todo lo que nos queda por evolucionar y por aprender. Hoy ha sido nuestro último día en Maldivas, pero esperamos que sea uno de los primeros de muchas aventuras que quedan por llegar.

Cómo llegar a Maldivas y cómo moverse entre las islas por menos de 2€ el trayecto

Y ahora nos marchamos a Sri Lanka, ¡un gran país que nos morimos de ganas de conocer! Si quieres seguir leyendo y conocer nuestros primeros días en el país, puedes seguir leyéndonos aquí.

descuento en alojamientos

SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES

Facebook e Instagram

PARA NO PERDERTE NADA!

Gulhi. Segundo paraíso.
¿TE HA PARECIDO ÚTIL? 🙂

3 Comments

  1. A mi me pasa igual con el mar Jani, es precioso hacer snorkel y ver el fondo pero en cuanto empieza a estar mas oscuro y ves peces grandes entra el canguelo jajajaj. Hay medusas por allí? Que se come en las maldivas???

    • Joo que no había leído el comentario!!! Sii acojona un poco la verdad jajaja pero mola un montón! No hay ni una medusa, es un gustazo entrar al agua! 🙂🙂🙂🙂
      Y de comida bueno… tampoco es que hayamos comido comida muy local la verdad.. devilled chicken, mucho noodle y mucho arroz con todas sus variantes! Muy rico, pero estamos de esas opciones un poco hartos, y anda que no nos queda!! 😅 que guai que nos sigas por el blog. ¡Nos encanta! ❤️😘😘❤️

  2. Pingback: Cambiando de isla. ¡Nos vamos a Ghuli! – Crónicas de una mochila

Write A Comment