Nuestra historia

¡Blog de viajes y aventuras por Asia! 🌏

¿QUIERES SABER CÓMO EMPEZÓ TODO?

 

nuestra historia

 

Desde hace muchos muchos años me encanta viajar. La primera vez que fui a Asia tenía tan solo 16 años (de hecho mis 16 años los cumplí en Xiamen, China). Mi padre, muy aventurero él, había empezado a viajar a China por negocios, por lo que un día me invitó a ir con él allí. “¿A China? (pensaba yo con mi edad del pavo) ¿qué se me ha perdido en China?”

Gracias a mi amiga Olatz (misis para mí) conseguí comprender que no era una mala idea viajar tan lejos. ¡Y menos mal! Después de conocer Bangkok, Shanghai, Xiamen y Beijing (Pekín para los amigos), volví tan enamorada de esa cultura de “locos” que en cualquier ocasión trataba de volver a esa parte del mundo. Y así fue: volví a Tailandia y a China unas cuantas veces más, conocí Hong Kong, Malasia, Indonesia… y desgraciada o afortunadamente, siempre quería más. A pesar de haber estado en otras partes del mundo, para mí Asia tiene ese no-sé-qué que me sigue fascinando.

Gracias a esa obsesión mía, hace 4 años conseguí convencer a Jacobo (mi amado) para volver a esas tierras lejanas. Él en un principio no quería ni oír hablar de ello: con sus argumentos me recordaba a mí casi diez años atrás. Como a pesada e insistente no me gana nadie, conseguí que se fuese interesando poco a poco por hacer un viaje diferente, de aventura, en el que fuésemos conociendo un país a nuestro ritmo y sin rumbo fijo. Tailandia sonaba muy bien, es un país precioso en el que yo ya había estado y en el que me había sentido muy a gusto (por algo le llaman el país de las sonrisas, ¿no?).

Se nos ve muy preocupados en Chiang Mai

Tras ese mes tan intenso en el que pudimos hacer una visita express a Kuala Lumpur, volvimos un poco embobados y como recién salidos de una luna de miel. De hecho, en Koh Samui tuvimos un fuerte impulso de no coger nuestro avión de vuelta (¿quién no querría quedarse en ese lugar idílico hasta el fin de los tiempos?) pero tras volver a la realidad (o por cobardía, quién sabe) decidimos que era mejor coger el avión de vuelta tal y como estaba programado. Pero ya no éramos los mismos, queríamos más y más. A Jacobo le estaba empezando a picar el mismo gusanillo que a mí (o sería yo que era muy pesada?🤣)

 

En estas sillas teníamos nuestra duda existencial: ¿y si nos quedamos aquí para siempre?

El caso es que dos veranos después volvimos a las andadas: esta vez el destino iba a ser Vietnam. Pero claro, con esto de los vuelos multi-destino que ofrecen las compañías aéreas… ¿cómo no íbamos a aprovechar para visitar Singapur por el mismo precio? Y ya que… y ya que… total, que en un viaje de un mes acabamos visitando Vietnam, Singapur, Tioman (una pequeña isla de Malasia) y Dubai. Y ese viaje…. ay! Ese viaje! Nos hizo cambiar el chip por completo. Pero claro, cuando vuelves a casa la vida sigue: el trabajo, familia, amigos… y parece que va a pasar otro siglo hasta que puedas volverte a ir.

Por cosas de la vida, nuestra vida laboral cambió radicalmente (¿A mejor o a peor? Depende. Todo depende.) Así que hemos decidido darle la vuelta a todo y aprovechar esta alineación de los astros para hacer eso que tanto ansiábamos hacer (vale lo reconozco, inicialmente la idea fue mía y tras un duro trabajo de pico y pala he conseguido convencer a mi amado, quien ahora tiene casi más ganas que yo).

“¿Y después qué?” Nos preguntan. Después no sabemos. Ni nos importa. Lo que sabemos es que el mundo es muy grande y hay mucho por conocer… y sólo una vida para hacerlo. Así que aquí estamos, emocionados por la nueva vida que estamos descubriendo 😁. No sabemos si volveremos en unos meses, unos años, o si no volveremos nunca… lo que sí sabemos es que vamos a vivir nuestra vida como nosotros queremos vivirla, no como nos dicen que debemos vivirla.

 

¿Os animáis a seguir viajando con nosotros?

😜

Para ir a inicio pulsad aquí, Si queréis leer nuestras crónicas diarias y saber cómo nos va la vida en la otra parte del mundo podéis pinchar aquí. Y si queréis información para poder organizar vuestro viaje podéis pinchar aquí.