Desde que planeábamos nuestro viaje en casa, soñábamos con volver a hacer una parada en Bangkok. Para nosotros esta ciudad tiene algo especial, como ya os hemos contado más veces. Así que imaginaos lo emocionados que podíamos estar cuando por fin aterrizamos en esa increíble ciudad. ¡No os lo podéis perder! 😉

PARADA EN BANGKOK

¡Hola a tod@s! ¿Nos echabais de menos? Sabemos que llevamos mucho tiempo sin contar nuestras aventuras por este lugar del planeta, pero es que desde que llegamos a Tailandia hemos estado un poco desconectados del blog, SORRY!

parada en bangkok
Amanece llegando a BKK

Y ahora después de las disculpas… vamos al lío y a ponernos en situación: el día 15 de Octubre cogimos nuestro avión rumbo a Bangkok.  ¡Ay madre qué ganas teníamos! Con el cambio de hora y lo poco que duraba el vuelo, no pudimos dormir apenas esa noche. (¿no os acordáis de dónde veníamos? no pasa nada, podéis leerlo aquí). Así que salimos del avión ya de día, con una emoción que no podíamos con ella y con una empanada mental bastante importante.

Cruzamos inmigración, foto por aquí, sello por allá y cuando empezamos a marcharnos nos preguntamos ¿y nuestras mochilas? ¡Ay! Nuestras queridas mochilas nos las habíamos dejado en la cinta 😂 (a veces creo que no nos dejamos la cabeza por ahí porque la tenemos pegada que si no…). Así que vuelta para atrás y cuéntale tú al de seguridad que con la emoción nos hemos olvidado nuestras mochilas… pues allí fuimos haciéndonos los tontos e intentando entrar por la puerta por la que sólo se puede salir.

¿Dónde vais? Es que no hemos cogido las mochilas. Pues tenéis que ir por otro lado. Jo… tuvimos que ir donde unos policías que tenían muy pocas ganas de trabajar (o más bien ninguna) y después de un rato, unas llamadas, unas preguntas y rellenar unos papeles, un chico nos vino a buscar (por fin🎉) para ir a por ellas. ¿Pa´qué tanta historia? Pensamos nosotros, pero tampoco era plan de ponerse a quejumbroso nada más aterrizar. Cruzamos y allí estaban ellas, esperándonos en la cinta, dando vueltas todo solitarias, como si alguien hubiese querido abandonarlas (perdonadnos pequeñuelas, fue sin querer).

No habíamos desayunado nada, así que nos fuimos a un Starbucks a por unos cafecitos preparados, compramos unas SIMs para estar conectados con el mundo y nos fuimos a por el tren que nos llevaba a la city. ¡YUHUUUUUU! ¡¡¡¡POR FIN LLEGAMOS!!!!

DERECHITOS AL HOTEL

Nos bajamos en Hua Lampong (parada de metro de Chinatown), donde habíamos cogido un hotel molón para disfrutar unos días y estar a gusto después de tanta cucaracha y tanta hos***. ¿El problema? que habíamos llegado a las 9.30am y el check-in no era hasta las 12.00h.

Pregunté por el precio del spa a ver si tenían una tarifa asequible, pero tan pronto me estaban empezando a decir el precio, sabía que prefería quedarme tirada en la calle hasta que llegase la hora de entrar, antes que pagar ese dineral.

parada en bangkok
Esperando al metro

Así que nos sentamos en los sofás de recepción, pillamos el wifi, y poco a poco nos fuimos acomodando; hasta que me quedé dormida con los pies colgando por encima del posabrazos. Jacobo cómo no, haciendo guardia porque no podía dormirse 😂. Y de repente me despiertan: oye que ya son las 12.00h. ¿¿Ya?? Y nos fuimos todo contentos a la habitación, deseando una cama como nada en el mundo, y flipando con el hotelazo en el que nos íbamos a hospedar. ¡Qué nivel Maribel!

Nada más llegar toqueteamos y curioseamos nuestra habitación de primera categoría y nos echamos a dormir un rato. ¿Pero qué cama era esa? ¡Madre mía qué gusto! ¡qué envolvente! ¡qué cómoda! ¡qué almohada! ¡qué guay! ¡qué apetecible todo! ¡y qué…! ¡y qué…!, y así seguimos hasta que nos quedamos dormidos otra vez (otra vez yo, que Jacobo no había dormido ná de ná).

Nos despertamos como a las cinco de la tarde y seguíamos contentísimos con nuestra cama y la habitación en general. Igual decís éstos qué exagerados, pero es que si el hotel ya molaba un montón de por sí, ya viniendo de Sri Lanka… ¡pues eso ya era el fucking paradise!

REPITIENDO MOMENTOS EN BANGKOK

¿Y qué hacemos ahora? ¿vamos a Khao San Road? ¡Vale! (Para los que no conocéis Bangkok, Khao San es la calle de mochileros por excelencia, y también la zona donde nos alojamos cuando llegamos a la ciudad por primera vez tres años atrás).

parada en bangkok
Vistas desde el barco cruzando el Chao Praya

Estábamos súper felices. Esta ciudad nos traía y nos sigue trayendo muy buenos recuerdos de aquel maravilloso viaje; aquel que nos movió muchas cosas por dentro y nos hizo empezar a plantearnos ciertas cosas sobre nuestro estilo de vida en Bilbao. Ya no era la primera vez que estábamos en la ciudad, así que nos acordábamos de cómo llegar y cómo movernos por allí.

Puede que haya pasado mucho tiempo, pero la ciudad aún no ha cambiado tanto como para que no nos acordásemos. Dimos un paseo hasta la parada de barcos que hace de taxi por el río Chao Praya y fuimos dando un paseo hasta la famosa calle.

Y otra vez ¡ay qué emoción! ¿Te acuerdas cuando…? ¡Y mira, como cuando…! Todo el rato recuerdos y más recuerdos. ¡Qué bien sienta tanta felicidad! Nos dimos un paseo por la calle, que aunque no estaba tan abarrotada como aquel Agosto, para nosotros seguía teniendo mucho encanto.

Y paseando paseando volvimos a comer pad thai, pinchos por la calle, y encontramos el bar en el que nos tomamos nuestros primeros cocktails la otra vez. Mola mucho hacer las mismas cosas y pensar: «¿quién nos hubiera dicho a nosotros en aquel momento que íbamos a volver a estar aquí y con un plan de vida tan diferente?».

¡Nos en-can-ta! Nos encanta volver a vivir momentos pasados y rememorar. Y claro… puestos a repetir… ¿Cómo no íbamos a ir a por nuestro querido thai massage?

Para el niño un masaje de esos en los que se te suben encima y te crujen de arriba a abajo; y para mi un masaje de pies en los que, además de los pies, también te masajean las piernas, la espalda, los hombros y hasta la cabeza (¿por qué se le llamará de pies?).

Pues imaginaos, nos quedamos como en una nube de bienestar y felicidad. Y con ella nos fuimos flotando, cuando terminó la lluvia, a coger un taxi que nos llevase de vuelta a Chinatown. Eso sí, el taxi con taxímetro. Que aunque estuviésemos cansados, para pelear y que no nos timen siempre tenemos energía 😂.

DESPERTANDO EN BANGKOK

Esto de despertar como si estuvieses entre algodones es una sensación indescriptible. Dormimos como hacía mucho que no lo hacíamos, y nos fuimos a desayunar un buen buffet libre al restaurante del hotel. Se nos había olvidado lo que era vivir tan cómodamente, y ya vaticinamos que nuestros próximos días en Bangkok hasta que alquilásemos nuestro condominio querido por una temporada, iban a ser de bastante qualité.

parada en Bangkok
Podría ser cualquier calle de Bangkok, pero ésta en concreto es yendo a Pratunam

Como de repetir experiencias iba la cosa, quisimos ir al mercado de Pratunam (enfrente de la torre Baiyoke) donde en su día compramos algo de tecnología; incluidos unos pequeños altavoces muy potentes que a día de hoy siguen funcionando como el primer día. Nos gusta conocer ciudades nuevas, pero hemos de reconocer que visitar ciudades en las que ya has estado y recordar esas vivencias pasadas, también tiene su encanto. (Aún no lo hemos mencionado, ¿verdad? 🤣).

Durante nuestra estancia en Bangkok prácticamente no hemos hecho nada nuevo, más que vivir e ir tranquilamente de un sitio a otro. Y la verdad es que después de la «paliza» que nos pegamos en Sri Lanka (lo pongo entre comillas porque sarna con gusto no pica) pues necesitábamos algo así.

Estar a nuestra bola; sin tener que correr de un lado para otro, sin tener que estar pendientes de la hora, del «no nos va a dar tiempo», y sin tener que ir a ciertos sitios obligatoriamente, porque si no parece que no has visto lo suficiente. (¿Has estado ahí y no has visto eso? ¿Cómo puede ser? 😲. Ya sabéis a lo que me refiero).

REPITIENDO MOMENTOS, SEGUNDA PARTE

Así que llegamos a Pratunam, comimos, y cómo no, yo me tomé mi té de bolitas (son unas bolas que las aplastas contra el paladar y sale un líquido riquísimo). Y después fuimos dando un paseo entre los puestos y por los alrededores. Cuando cayó la noche repetimos la jugada del día anterior: paseo por Khao San, puestos, crepes con nutella y unos cocktails en «nuestro bar». Somos gente de costumbres 😆.

Cuando nos cansamos de disfrutar, nos fuimos a Chinatown a dar un paseo por  la calle del hotel y buscando un sitio para masajes y seguir disfrutando. Nos costó encontrarlo, no os vayáis a pensar, pero al final después de unas vueltas… ¡ahí estaba! así que nos plantamos allí y ala, a disfrutar, que la vida es muy corta (o eso dicen).

parada en bangkok
Crepe de nutella y banana

Con este estilo de vida que estábamos llevando… contadnos. ¿Cómo no íbamos a desear volver a Bangkok? Nos moríamos de ganas por llegar y volver a disfrutar y recordar esa maravilla de ciudad, de la que muchos acaban enamorados aunque otros tantos no tanto (es muy intensita ella). Nosotros volveríamos sin parar, como quien se va a Madrid a pasar el fin de semana de vez en cuando.

Y creo que ya me estoy excediendo contándoos tantas cosas, que como dice mi abuela (Ela para todos), la buena esencia se vende en frasco pequeño. En el próximo post, os contaremos la siguiente parte de esta parada en Bangkok.

También os contaremos cómo pasamos de querer estar un mes allí en la capital, a querer pasar sólo 4 días y recorrernos medio país y descubrir una isla que aún no conocíamos y que prometía mucho: Koh Tao. (Isla que curiosamente, para los que no lo sabéis, es nuestro nuevo hogar). Si queréis seguir conociendo sobre nosotros podéis pinchar aquí para leer la siguiente historia. ¡HASTA LA PRÓXIMA! 😜

CONSEJOS VIAJEROS
GUÍA DE TAILANDIA
Consulta nuestra súper guía de Tailandia para conocer todo sobre el país.
SEGURO DE VIAJE A TAILANDIA
5% de descuento. Hasta 350.000€ cobertura médica. Nunca adelantes nada. Consultas por WhatsApp.
ALOJAMIENTO EN TAILANDIA
Utiliza los 25€ de regalo en Airbnb, reserva con Booking o mira nuestros hoteles recomendados.
TOURS EN TAILANDIA
Encuentra excursiones por el país con guía en español: CivitatisGetYourRide.
TRANSPORTE EN TAILANDIA
Reserva en 12goasia los tickets para tu ruta por el país.
NEWSLETTER
Suscríbete para seguir nuestra pista y enterarte de los mejores descuentos.

Si necesitas ayuda para organizar tu viaje, podemos asesorarte y ayudarte a organizarlo. En el siguiente botón puedes ver en qué consiste nuestro servicio de consultoría de viajes y pedirnos un presupuesto totalmente gratuito. ¡Te ayudaremos a planificar el viaje de tus sueños y a tu medida!

Y llegamos a Bangkok
5 (100%) 1 vote

Write A Comment