Cuando organizamos nuestro primer viaje a Vietnam unos años atrás, creamos una inmensa lista de cosas que ver por el país, en la que figuraba una reserva natural llamada Ham Ho.

No nos acordábamos de ello hasta que llegamos a Quy Nhon, cuando se me ocurrió mirar ese pdf tan completo que organicé en su día. Sabía que quedaban un montón de cosas pendientes de la otra vez y de repente, encontramos algo que nos servía para hacer en Quy Nhon. Así que, como si de una obra del destino se tratase, pudimos tachar un sitio más de aquel pdf antiguo.

Por ese motivo, en nuestro tercer día en Quy Nhon decidimos coger la moto e ir a aquella reserva natural, a unos 50 km de la ciudad (si quieres ver cómo pasamos los primeros días visitando el buda gigante en las afueras, puedes leerlo aquí: Welcome to Quy Nhon: la ciudad Vietnamita inesperada).

De visita por la reserva natural Ham Ho

A pesar de haber desayunado bien antes de llegar a la reserva natural ya estábamos hambrientos (algunos más que otros) pero pensábamos… ¿Y si cuando lleguemos allí no hay nada para comer y tenemos que terminar pronto la visita para irnos a comer porque vamos a desfallecer?

Quizás estábamos siendo un poco exagerados, pero para una vez que intentábamos ser previsores… debíamos hacer caso a nuestro instinto. En el mapa veíamos que estábamos a puntito de llegar a Ham Ho y que acabábamos de pasar el pueblo. «¿Y si vamos hacia atrás y buscamos algún sitio para comer?»

Y después de alguna vuelta «palante y patrás» dimos con un bar típico vietnamita, en el que había una cristalera donde estaba puesta toda la comida y podías elegir lo que tú quisieras y te lo ponían en el plato. Todo el bar nos miraba como si fuésemos extraterrestres, pero a estas alturas, eso ya no nos sorprendía demasiado.

He de decir que aquel plato que comimos fue el más rico y más barato que habíamos tomado en mucho tiempo. Básico como él solo, sí, pero no por ello menos rico: pollo frito, cerdo, arroz, bambú, caldo de verduras y una especie de ensalada. Y todo ello nos salió por menos de 1€ por cabeza.

Así que todo contentos, nos fuimos hasta la reserva natural. Lo cierto es que no fue gran cosa (no sé por qué pero nos esperábamos algo más), pero pudimos pasar allí varias horas paseando. Un plan perfecto para estar tranquilo y en contacto con la naturaleza:

Después de pasar allí la tarde volvimos a Quy Nhon a descansar un poquito y aprovechar para trabajar. Al lado de nuestro hotel había un restaurante típico vietnamita al que le habíamos echado el ojo los días anteriores, pero por una cosa u otra nunca llegábamos a ir.

Así que esa noche decidimos bajar allí y probarlo. Era un sitio muy curioso, porque en cada mesa ponían una especie de fogón donde tú cocinabas lo que pedías. Podías hacerlo a la plancha, preparar en una cazuela un montón de verduras hacerte y una sopa con noodles… podías hacerte el mix que quisieras. Era genial.

Nosotros aprovechamos y pedimos un poco de todo. Os dejamos este vídeo cortito donde se ve la comida que pedimos y lo que cocinamos (que por cierto estaba cojonudo 😋):

Último día visitando Quy Nhon

Llevábamos varios días ya en Quy Nhon así que había llegado el momento de decirle adiós. Por si no lo recordáis, el objetivo de pasar por Vietnam era llegar a Ho Chi Minh para coger nuestro vuelo a Filipinas. Así que como comprenderéis, nos daba un poco de pena marcharnos pero a la vez teníamos muchas ganas de ir acercándonos a nuestro siguiente destino.

Recogimos nuestras cosas, las dejamos en el hotel y reservamos con el dueño unos billetes de bus nocturno para llegar a Da Lat, nuestra siguiente parada en Vietnam.

Una vez arreglamos todo, decidimos ir a dar un paseo por la ciudad. Pero ojo, que este paseo venía con premio: una desperados (mi cerveza con tequila favorita) que habíamos comprado días atrás en un supermercado y que nos había quedado en la nevera. Obviamente, esa delicatessen no podía dejarse en la nevera (¿quién sabe cuándo iba a volver a encontrar ese tesoro? 🤣)

Así que ni corta ni perezosa, a eso de las 12 de la mañana fuimos a dar un paseo mientras me tomaba mi rica desperados por el camino.

reserva natural ham ho vietnam
Yo toa felís

Estuvimos dando un paseo bastante largo: que si vamos a esta tienda que me quiero comprar unas gafas de sol, que si vamos a esta que tienen buena pinta, que si vamos donde ayer que había no sé qué… Todo eran risas hasta que de repente nos moríamos de hambre y estábamos perdidos.

«Un momento, pero… ¿no se iba por aquí?» «Uy pues yo juraría que era ese camino» «No sé yo… vamos a ir hacia atrás a ver si conseguimos ubicarnos» y así estuvimos dando vueltas como una hora, haciendo el canelo muertos de hambre, El problema era que no teníamos internet, porque para 12 días que íbamos a estar en el país no quisimos comprar una tarjeta sim con datos. Así que la única solución fue caminar hasta que llegamos a terreno conocido.

«Venga vamos al Jollybee que es barato y está cerca del hotel». Y allí nos fuimos a comer pollo frito y hamburguesas de dudosa calidad. Cuando terminamos de comer, de repente nos empezó a entrar un bajón de energía horroroso (vamos, que nos entró la modorra) y no sabíamos muy bien qué hacer.

«¿Y ahora a dónde vamos?» Nos quedaban como 4 horas por delante hasta poder volver al hotel para coger nuestras cosas e ir al bus nocturno. Y como éramos unos homeless, decidimos quedarnos en los asientos blanditos que tenían a descansar, y así al menos, estábamos conectados al wifi.

See you soon, Quy Nhon

Después de cargar las pilas un ratito decidimos ir a dar un último paseo por la ciudad y tomarnos unos últimos smoothies de esos tan ricos que probamos el primer día. Después, cenamos en el restaurante vietnamita de debajo de casa y fuimos a la carrera al hotel, que al final de tanto dejar pasar el tiempo se nos hizo tarde 🤣.

visita en quy nhon
El dueño del hotel, un crack el tío

Nos hicimos una foto con el dueño del hotel (increíblemente majo) y nos acompañó hasta la furgoneta que venía a buscarnos para llevarnos al autobús.

Estos días por Quy Nhon habían sido la leche. Súper tranquilos pero a la vez perfectos. Nos fuimos de allí con un gran sabor de boca y pensando seriamente que aquella ciudad, en un futuro se convertirá en una zona muy turística.

Si no te quieres perder nuestra aventuras en Da Lat, una ciudad con un microclima propio, donde hicimos amiguitos y donde montamos en un trenecito entre la selva para llegar a unas cascadas, ¡puedes leerla aquí!

CONSEJOS VIAJEROS
GUÍA DE VIETNAM
Consulta nuestra súper guía de Vietnam para conocer todo sobre el país.
SEGURO DE VIAJE A VIETNAM
5% de descuento. Hasta 350.000€ cobertura médica. Nunca adelantes nada. Consultas por WhatsApp.
ALOJAMIENTO EN VIETNAM
Utiliza los 25€ de regalo en Airbnb, reserva con Booking o mira nuestros hoteles recomendados.
TOURS EN VIETNAM
Encuentra excursiones por el país con guía en español: CivitatisGetYourRide.
TRANSPORTE EN VIETNAM
Reserva en 12goasia los tickets para tu ruta por el país.
NEWSLETTER
Suscríbete para seguir nuestra pista y enterarte de los mejores descuentos.

Si necesitas ayuda para organizar tu viaje, podemos asesorarte y ayudarte a organizarlo. En el siguiente botón puedes ver en qué consiste nuestro servicio de consultoría de viajes y pedirnos un presupuesto totalmente gratuito. ¡Te ayudaremos a planificar el viaje de tus sueños y a tu medida!

Ham Ho, la reserva natural en las afueras de Quy Nhon
5 (100%) 3 votes

Write A Comment