VISITANDO BENG MEALEA: OTRAS RUINAS DEL PERIODO DE ANGKOR WAT

Cuando pensamos en visitar Camboya una de las cosas que teníamos claras era que queríamos visitar las ruinas de Angkor Wat, costase lo que costase. Pero también teníamos claro que queríamos encontrar algo diferente y que no estuviese tan masificado. Así que nos pusimos a indagar qué alternativas teníamos en Siem Reap además de las famosas ruinas de Angkor Wat.

Y buscando y buscando dimos con Beng Mealea, unas ruinas que si bien son del mismo periodo que las de Angkor Wat son mucho menos conocidas (o eso pensábamos nosotros 😂). Así que después de estar un par de días en Siem Reap tranquilamente, ese día decidimos madrugar mucho y alquilar una moto para ir a Beng Mealea, esas ruinas tan «desconocidas».

ruinas beng mealea alternativa angkor wat siem reap
Ruinas Beng Mealea

Cogiendo rumbo a Beng Mealea

Pues una vez alquilada la moto y con el maps.me en mano fuimos en dirección a las ruinas. Los de la tienda del alquiler de motos nos dijeron que se tardaba entre una y dos horas en llegar así que ya íbamos mentalizados de que el camino iba a ser largo. Pero bueno, como era la primera rutilla que hacíamos por Camboya nos hacía ilusión y todo.

Mirad que hemos conducido en países donde conducir debería considerarse un deporte de riesgo, pero lo que vimos allí no lo había visto en ningún sitio. Nada más salir un poco del hotel aparecimos sin venir a cuento en un camino de cabras donde una moto nos adelantó haciendo eses. «Será para esquivar los baches». Pero no. Bueno igual sí, pero estamos seguros de que además de los baches que existían también estaría intentando esquivar los imaginarios, porque el tío llevaba un pedal que no podía ni con él.

«¡¡Uy uy a dónde va!!» y «pum» que le choca a una pobre vieja que iba tan tranquila con su moto a 20 por hora. La abuela le miró de reojo y cada uno siguió su camino como si no hubiese pasado nada. Y Jacobo y yo «¿pero quéééé?»

ruinas beng mealea alternativa angkor wat siem reap

Cuando llegamos al final de la carretera tuvimos que incorporarnos a una general. Y claro, cuando te dicen «carretera general» uno se imagina unas carreteras más o menos decentes y ordenadas, ¿no? Pues bien. Aquí lo de decente podríamos decir que se cumplía, pero lo de ordenadas… pues va a ser que no. Las avenidas eran inmensas pero sin ninguna marca que separase los carriles así que claro, aquí cada uno iba por donde le salía de la punta del higo. Pero literal.

Coches al límite unos con otros, motos tan pegadas que no cabía ni una persona de perfil entre ellas y todo piter adelantando por donde quería, aunque eso supusiera que tú tuvieses que ir por el arcén para que no te embistiese. Y yo claro, iba a acojonada. «¡Cuidado!» «¡uy este!» «¡cuidado con este loco!» y así todo el rato.

La ruta de cabras hacia Beng Mealea

Una vez pudimos salir de la avenida infernal nos incorporamos a unas carreteras que eran bastante más tranquilas, pero por desgracia, no eran más seguras. Por momentos las carreteras de asfalto iban convirtiéndose en tierra rojiza y los agujeros en el suelo iban creciendo como setas. ¡Menudo viajecito nos esperaba!

Aunque realmente fue muy incómodo con tanto agujero rollo cráter y a dos por hora, la verdad es que nos encantó (más a mi que a Yeicob, que el pobre iba concentrado en que no nos comiésemos el suelo).

Las ruinas poco conocidas de Siem Reap

Mira que habíamos leído que era mejor ir prontito no fuese a ser que nos encontrásemos con mucho turista. Pero claro, entre que te levantas, alquilas la moto, te pierdes un poco y encuentras la taquilla de las entradas acabamos llegando para las 9am y poco. ¿Y qué pasó? Que cada vez veíamos llegar más y más autobuses.

Peroooo… ¿No se suponía que estas ruinas no eran muy conocidas? Pues por lo visto sí lo eran y mucho. Sobre todo por chinos y japoneses. Al parecer, el director Hayao Miyazaki se inspiró en este templo a la hora de crear el castillo de Laputa, de la película «El castillo en el cielo». Y claro, entre eso y los chinos a los que les gusta ir en grupos de 100 personas pues aquello estaba más lleno que El Corte Inglés el primer día de rebajas.

ruinas beng mealea alternativa angkor wat siem reap
Nada más entrar nos encontramos con esto 😂

Nosotros fuimos un poco avispados y al ver la que se avecinaba comenzamos la ruta al revés. ¡Y menos mal! Porque así pudimos disfrutar bastante más del recorrido.

Ventajas y desventajas de coincidir con un grupo chino

Lo bueno de que vayan en masa es precisamente eso, que van todos juntos y no están por ahí desperdigados. Así sólo tienes que evitar el grupo y poder disfrutar de las ruinas a tu aire y prácticamente solo. Sorprendentemente, conseguimos conocer algunas partes del complejo sin que hubiese nadie a nuestro alrededor.

Aunque de vez en cuando la tranquilidad desaparecía como por arte de magia cuando veíamos algunos por ahí subiéndose a las rocas y a las ramas de los árboles (¿?) para hacerse fotos, niños gritando hasta quedarse afónicos… Vamos, lo típico que te apetece ver en un sitio tan tranquilo como éste.

¿Los contras? Que como coincidas con ellos no hay escapatoria. Eso fue lo que nos pasó una vez entramos al templo principal, que empezaron a salir chinos de debajo de las piedras y se fueron expandiendo hasta ocupar todo el recinto del interior. Ese recinto tan tranquilo y tan idílico. Creo que alguien debería enseñarles a este tipo de turistas que las ruinas históricas no son para subirse encima, ni las ramas que hay colgando son para columpiarse en ellas.

Que tampoco es necesario gritar para comunicarse, ni hacer falta ir en tacones y emperifollados como si fuesen a una boda, porque en verdad van a andar entre rocas. Y ya puestos, también alguien debería decirles que no es necesario sacarse 200 fotos (o en su defecto tardar 200 horas en hacerlas) porque aunque no lo crean, hay más gente que quiere hacer fotos del mismo sitio. Y a poder ser sacar alguna foto en las que no salgan 1000 turistas con paraguas y palos de selfie de fondo.

Este fue el panorama que nos encontramos y del que no pudimos huir, porque era lo último que nos quedaba por ver para terminar la visita. ¿Tú qué opinas? 😂

ruinas beng mealea alternativa angkor wat siem reap

Visto el percal que había y que no tenia pinta de mejorar decidimos buscar la salida, pero resulta que estaba en una especie de pasadizo del que no dejaban de salir chinos. ¿¿Pero esto qué eeees?? Os juro que si no estuvimos 5 minutos de reloj sentados en unas rocas viendo salir a millones de chinos, no estuvimos ninguno. Imagínate que uno nos vio sentados y nos dijo que quedaban como 200 personas por salir, que mejor buscásemos otra salida.

«Estás de coña, ¿no?» Pues no, no lo estaba. Lo cojonudo es que no te creas tú que se daban prisa, algunos iban tan tranquilos, otras tardaban media hora para pasar tres rocas porque sus tacones no les permitían andar, otros se paraban en el puto medio cuando les apetecía sacarse una foto aunque tuviesen una fila de 1000 personas detrás… Vamos que se la pelaba todo. Mira el time lapse que hice cuando no podía creer lo que estaban viendo mis ojos 😂:

Total, que cuando conseguimos salir nos alegramos de habernos marchado, porque cada vez veíamos más y más chinos llegar rollo invasión.

Lo mejor de Beng Mealea

Algo bueno tenía que tener el espectáculo que acabábamos de presenciar y es que otra cosa no veré, pero dinero lo veo a kilómetros. A mitad del recorrido vi algo que me resultaba familiar: «uy» «unos billetes» me agaché y cogí unos cuántos dólares doblados tirados en el suelo. ¡Yupi! ¡Ya tenemos la paga! No había nadie alrededor a quien atribuir la pérdida de billetes, así que supusimos que era obra del destino que nos quiso recompensar todo lo sufrido con los turistas. ¡Gracias destino! 😎

De vuelta a Siem Reap

Como no podía ser de otra manera, tuvimos un pequeño percance a la vuelta. Y es que si no pinchamos rueda durante nuestras visitas no somos nosotros.

Por suerte (¿o demasiada casualidad?) cuando Jacobo paró la moto para comprobar si habíamos pinchado teníamos un taller justo 50 metros atrás. Quisimos pensar que nuestro pinchazo no tuvo nada que ver con que hubiese un taller justo al lado, sino más bien con las hostias que se llevó con tanto bache (que a decir verdad no sabemos cómo no reventó antes).

ruinas beng mealea alternativa angkor wat siem reap

El hombre del taller y su mujer fueron muy majos y había un montón de niños muy monos que se reían y flipaban con nosotros. Así que quisimos pensar que era otra palmadita en la espalda del destino, que en vez de hacernos sufrir bajo un sol de muerte prefirió que pinchásemos justo enfrente de ese mecánico tan simpático.

DATOS ÚTILES PARA VISITAR LAS RUINAS ALTERNATIVAS A ANGKOR WAT

¿Dónde están las ruinas de Beng Mealea?

Las ruinas están a unos 60km de la ciudad de Siem Reap así que dependiendo del transporte que escojas y la carretera por la que vayas tardarás entre una hora y dos.

¿Cómo llegar a Beng Mealea desde Siem Reap?

Aunque existen tours y tuk tuks que te llevan hasta allí, nosotros preferimos visitar las cosas a nuestro aire. Así que nuestra recomendación es que alquiles una moto y vayas por tu cuenta. Con la app maps.me llegarás sin ningún problema.

Si te interesa ver la vida rural de Siem Reap te recomendamos que cojas las carreteras secundarias a la ida para poder disfrutar de las vistas y los caminitos y a la vuelta vayas por la general. Es un camino mucho más cómodo, y con sufrir una vez la carretera de tierra y baches ya vale, ¿no crees? 😉

¿Cuánto cuesta y dónde se compra la entrada a las ruinas de Beng Mealea?

La entrada puedes comprarla un poquito antes de llegar a mano derecha y cuesta 5€, ya que no está incluida en el precio de la entrada a las ruinas de Angkor. Aquí abajo te mostramos la taquilla para que no pases de largo como hicimos nosotros.

ruinas beng mealea alternativa angkor wat siem reap
Esta es la taquilla

¿A qué hora hay que ir y en cuánto tiempo se recorren las ruinas de Beng Mealea?

Las ruinas son muy pequeñas así que puedes verlas tranquilamente en una hora. Nosotros leímos que en torno a las 9:00h empezaban a llegar algunos autobuses, así que lo mejor es que vayas lo más pronto posible para poder terminar el recorrido antes de que llegue el resto de turistas.

¿Qué te ha parecido nuestra visita a las ruinas de Beng Mealea? ¿Alguna vez has estado allí? Si quieres seguir leyendo nuestras aventuras, puedes leer nuestros últimos días en Siem Reap conociendo Angkor Wat!

CONSEJOS VIAJEROS
GUÍA DE CAMBOYA
Consulta nuestra súper guía de Camboya para conocer todo sobre el país.
SEGURO DE VIAJE A CAMBOYA
5% de descuento. Hasta 350.000€ cobertura médica. Nunca adelantes nada. Consultas por WhatsApp.
ALOJAMIENTO EN CAMBOYA
Utiliza los 25€ de regalo en Airbnb, reserva con Booking o mira nuestros hoteles recomendados.
TOURS EN CAMBOYA
Encuentra excursiones por el país con guía en español: CivitatisGetYourRide.
TRANSPORTE EN CAMBOYA
Reserva en 12goasia o Camboticket los tickets para tu ruta por el país.
NEWSLETTER
Suscríbete para seguir nuestra pista y enterarte de los mejores descuentos.

Si necesitas ayuda para organizar tu viaje, podemos asesorarte y ayudarte a organizarlo. En el siguiente botón puedes ver en qué consiste nuestro servicio de consultoría de viajes y pedirnos un presupuesto totalmente gratuito. ¡Te ayudaremos a planificar el viaje de tus sueños y a tu medida!

Beng Mealea: Ruinas alternativas a Angkor Wat
5 (100%) 2 votes

Write A Comment